La eterna lucha entre el Bien y el Mal.
Las Maces
Esta antigua escena, documentada desde 1621, simboliza la eterna lucha entre el Bien y el Mal, representada a través de la escenificación ingenua de una batalla entre ángeles y demonios. La maça consiste en un palo rematado por una caja redonda que contiene piedras, las cuales emiten un sonido característico al agitar la maça. Están decoradas con caras diabólicas y en el extremo superior llevan un fuet (cohete). Las maces son portadas por unos personajes vestidos de demonio que llevan la cara cubierta con una careta. Durante su baile, las maces evolucionan por la plaza hasta que explota el fuet, momento en que los demonios caen al suelo y los ángeles los rematan con la lanza y la espada. Las Maces fueron la última comparsa a la cual se incorporó música, compuesta per Joan Trullàs, en 1963. Esta música sólo se interpreta en la Patum de Lluïment (que se celebra a mediodía). Por la noche, las Maces siguen evolucionando, como siempre había sido, al son del Tabal. Antiguamente, Maces y Plens, formaban parte de un único cuadro, el de los demonios.
Han col·laborat desinteresadament entre altres:
Salvador Vinyes - Anna Parcerisa - Berta Francàs - Albert Rumbo - Ma Dolors Santandreu - Jordi
Cohen - Foto Luigi - Toni Sales - Sílvia Massana - Mireia Ferran - Jordi Plana - Antònia Prat
Pascal Hanrion - KAP
Les despeses tècniques de la web (Informat Picas-Prat, SL),
s'han pogut assumir gràcies a l'aportació de l'Associació La Patum Productors.
Traductors: Steve Pepper, Jaume Fígols